El Autónomo y las PyMEs,  ya saben desde hace tiempo que deben ejercer su presencia en la red y que deben de realizar una campaña de Marketing Online y tener un proyecto Social Media en condiciones, pero entonces llega el inicio del conflicto, el dinero para realizar la inversión inicial.

Como en casi todo en la vida y más cuando no se dispone de mucho capital hay que agudizar el ingenio y comenzar a visualizar cuáles son nuestras prioridades. Es cierto que puedo ir y comprar el último modelo de ordenador con todas las aplicaciones de sonido, memoria, velocidad y todo aquello que soñemos a la última pero evidentemente el precio de nuestro producto obviando el tema de las marcas va a variar con respecto a otros mucho más asequibles y que realmente pueden servirnos.

A la hora de realizar una campaña de Marketing Online conviene reflexionar y examinar pormenorizadamente que quiero conseguir, a quien quiero llegar y que quiero transmitir, que presupuesto tengo y de qué modo puedo rentabilizar mejor mi inversión. Y para eso existen empresas especializadas en la que te asesoren y te indiquen por dónde empezar y como puedo lograr el mayor beneficio con el menor presupuesto, pero eso sí, si alguien le dice que no cuesta ni tiempo ni dinero… mienten.

Obviamente con una buena idea, sabiendo mover las herramientas correctas, trazando un plan de Social Media adecuado, consiguiendo un buen asesor SEO mi salto cuantitativo y cualitativo en la red se dispara pero cualquier campaña en condiciones necesita publicidad, y la publicidad se paga.

Es cierto que los números en muchos Autónomos y PyMEs no cierran y que hay que hacer malabares para cuadrar cuentas a final de mes, que el riesgo lo asume poca gente o incluso uno solo pero es casi impensable no contemplar un plan adecuado para ubicarte en las nuevas tecnologías, es muy raro que se creen nuevas empresas y no contemplen parte de la partida presupuestaria para campañas de SEO o para reputación online.

Los beneficios que actualmente tienen las campañas online no son comparables a los que reporta la “publicidad tradicional”, capacidad de llegar a más gente, velocidad, sectorización, personalización de la demanda, feedback a tiempo real, nunca se había conseguido un reporte de información tal útil para el emprendedor como ahora. Y eso a la larga no solo mejora los beneficios, también nos ahorra tiempo y el tiempo ahora más que nunca es dinero.